6 alimentos que nos protegen del sol

Con el verano nuestra exposición al sol aumenta y resulta algo fundamental protegerse del sol para mantener la salud de nuestra piel. Además de cuidar la piel desde fuera, también debemos consumir determinados alimentos que nos ayuden a aportarle los nutrientes necesarios para repararse, regenerarse y protegerse desde dentro.

Te mostramos 6 alimentos que te protegen del sol

Vegetales de hoja verde: espinacas, acelgas, lechugas, brócoli, apio, alcachofas, perejil o cilantro son óptimas para prevenir y reparar el daño solar debido a su cantidad de antioxidantes, vitaminas de fácil absorción y nutrientes necesarios para reforzar nuestra piel.

Frutas rojas y anaranjadas: las sandías, las papayas, los albaricoques, los pomelos, el tomate… contiene un antioxidante llamado licopeno, un antioxidante que promueve las defensas naturales de la piel contra los radicales libres. Puedes tomarlas directamente en la playa o la piscina mientras tu piel se expone al sol.

Chocolate negro: el cacao fortalece tu piel y disminuye su sensibilidad al sol. Utiliza chocolates con un porcentaje de cacao superior al 70%.

Semillas: las semillas de lino, las de chía y las de cáñamo son ricas en ácidos grasos esenciales, o también los conocidos omega 6 y omega 3. Su función es prevenir quemaduras y reducen la inflamación debido a su aporte de aminoácidos y antioxidantes de fácil asimilación que nos servirán  para reparar el daño causado en las células de la piel.

Té: 1 o 2 tazas de té al día nos aportaran antioxidantes capaces de reparar y regenerar nuestra piel además de ayudarnos a eliminar las toxinas producidas por un exceso de sol.

Pescado azul: es una fuente máxima de ácidos grasos omega 3, una grasa saludable que aumenta la permeabilidad de las membranas para conseguir un óptimo funcionamiento celular. Su ingesta promueve la desinflamación de los tejidos, a la vez que reduce los efectos de los radicales libres y el sol.

Esto, sumado a su aporte de vitamina E, acelera el proceso de reparación de la piel, sobre todo en caso de quemaduras y manchas.

Algunas variedades recomendadas son: sardinas, salmón, caballa, anchoas

Además, ten en cuenta que las personas que siguen una alimentación rica en grasas no saludables tienden a quemarse más fácilmente. Verás que incrementando el consumo de alimentos crudos en tu dieta cambiará el proceso de bronceado de tu piel.

Disfruta del sol pero con precaución para no dañar la salud de tu piel, además utiliza productos de protección tópica para evitar el fotoenvejecimiento. En Clinica Nazaret aconsejamos sobre la protección que necesitas en función de tu tipo de piel.

En Clínica Nazaret contamos con los tratamientos más novedosos las técnicas más seguras y los profesionales más cualificados para de forma natural conseguir los mejores resultados.

Beatriz Flores

Unidad de Nutrición y Antienvejecimiento.

 

Dejar un comentario