UNA MIRADA BONITA

Nuestra mirada refleja nuestro estado de ánimo, la aparición de las temidas ojeras nos provoca aspecto cansado y demacrado.

Terminar con las inestéticas ojeras es una de las demandas más frecuentes en nuestra consulta. Gracias a la aplicación de Ácido Hialurónico en el surco de la ojera conseguimos disimularlo y devolver un aspecto juvenil y descansado a nuestro rostro.

Si además nos preocupan las pequeñas arruguitas del párpado inferior, combinar el Ácido Hialurónico con micronutrientes, aminoácidos y estimulantes del colágeno provoca un alisamiento de la zona.

Cuando la flacidez es el factor principal que causa estos surcos tan molestos por debajo de los ojos recurrir a una sesión de Ultrasonidos Focalizados (HIFU), consigue un “efecto lifting” de la piel del rostro rejuveneciendo no solo nuestra mirada sino toda nuestra piel.

Dejar un comentario