QUE TU ALIMENTACIÓN NO TE JUEGUE UNA MALA PASADA ESTE VERANO

La alimentación en la época de verano suele variar respecto a la del resto del año, el calor, la vida social y las vacaciones, son ingredientes que nos hacen perder el orden en nuestra dieta diaria.
Al principio de nuestras vacaciones nos encontramos en forma pero según pasan los días podemos notar los molestos síntomas de hinchazón abdominal, dolores de cabeza, molestias y picores en la piel o contracturas y dolores sin sentido. Aunque podemos pensar que es el cambio de vida o que la playa retiene líquidos, el origen puede ser otro, podemos sufrir sensibilidad a ciertos alimentos.
Numerosos estudios relacionan los alimentos con reacciones de hipersensibilidad mediadas por inmunoglobulinas IgG. La continua ingestión de los alimentos a los que se es sensible (bien directamente o como ingredientes de alimentos preparados o precocinados) provoca una constante presencia de anticuerpos específicos en el torrente circulatorio siendo los causantes de los síntomas citados anteriormente.
Se pueden determinar dichos inmunocomplejos a partir de una muestra de sangre capilar y conocer los alimentos que pueden generar esas reacciones en el cuerpo. La exclusión de un mes o el periodo valorado por el profesional de los alimentos que generan estos síntomas serán suficientes para mejorar nuestro estado.
Si te sientes reconocido por estas líneas podemos ayudarte en Clinica Nazaret y disfruta comiendo estas vacaciones.

Beatriz Flores
Unidad de Nutrición y Antienvejecimiento.

Dejar un comentario