El acné y su alimentación

El acné es una enfermedad de la piel que se caracteriza por la inflamación de las glándulas sebáceas y la aparición de espinillas y granos, en especial en la cara y la espalda. Es más común en adolescentes y jóvenes pero se puede tener acné hasta después de los 40 y 50 años.

Una buena pauta de alimentación saludable ayuda a mejorar los síntomas, disminuir la frecuencia de aparición de granitos y recuperar la salud de la piel. El acné se ha visto relacionado con personas que sufren sobrepeso, irritabilidad, gases, ovarios poliquísticos o estrés siendo afectaciones que pueden mejorar con una dieta adecuada.

¿Cómo mejorar la dieta para mejorar el acné?

Lo primero es eliminar todos los productos que contienen azúcares añadidos, harinas, fritos, aceites refinados y productos con grasas malas. Muchos jóvenes consumen estos productos diariamente sin darse cuenta. El azúcar y aceites refinados se encuentran en la mayorías de los productos de desayuno y snacks que consumen, además hay que contar el gran abuso que se realiza de bebidas azucaradas y energéticas.

El consumo de éstos productos aumenta los niveles de insulina, la producción de hormonas andrógenos y la seborrea en la piel, agravando la aparición de acné.

Además de eliminar los alimentos nocivos, se debe aumentar el consumo de una alimentación que disminuya la inflamación corporal, el consumo de verduras, frutas, legumbres, granos integrales y frutos secos mejora la inflamación interna corporal.

También es beneficioso que las personas que sufran de acné incrementen el consumo de alimentos ricos en Omega 3 que ayudarán a regular el estado hormonal. Algunos de los alimentos que contienen Omega 3 son las semillas de chía o de lino, pescado azúl, alimentos de grasas saludables como el aguacate, nueces, semillas de calabaza, pistachos,…

Para mejorar la cicatrización y disminuir la inflamación de la piel, se aconseja consumir alimentos ricos en betacarotenos, pigmento de color naranja que se encuentra en vegetales como la calabaza, zanahoria, mangos, …. Su capacidad antioxidante y reparadora de membranas ayuda a mantener una piel saludable.

Como resumen, si tu piel tiene problemas con el acné, debes actuar desde fuera con tratamientos medico estéticos y desde el interior con una alimentación saludable que evite la inflamación cutánea.

En clínica Nazaret podemos ayudarte a conseguir una piel limpia y sin imperfecciones para conseguir una belleza natural.

Beatriz Flores

Unidad de Nutrición y Antienvejecimiento

Dejar un comentario